jueves, 9 de abril de 2009

La virginidad - Isidro, Sarai y Rico



Índice

La virginidad en las mujeres………………………………………………………1
La virginidad en los hombres………………………………………………………2
Virginidad atómica y conceptual………………………………………………….3-4
Desarrollo……………………………………………………………………………...5
Conclusiones……………………………………………………………………….6
Bibliografía…………………………………………………………………………7

La Virginidad
Virginidad, es el estado, un estado virgen, generalmente en el que un proceso se mantiene como en su origen sin haber sufrido alguna alteración en su origen, en forma de pureza.
Virginidad en la sexualidad es cuando no se ha tenido relaciones sexuales. En el caso del varón se habla también de castidad para señalar la ausencia de relaciones sexuales. El significado preciso de esto varía entre culturas, religiones, e incluso entre individuos con estos valores similares.

La virginidad femenina
En gran parte de las culturas donde la virginidad tiene importancia, se refiere a la virginidad de la mujer, para la cual se suele usar como discriminante la existencia de un himen intacto o no. Existen, entonces, dos definiciones frecuentemente usadas para la virginidad para la mujer: el no haber tenido relaciones sexuales, y el tener un himen intacto. Para la primera se encuentra el problema de definir qué es una relación sexual: para algunos significa exclusivamente coito vaginal, mientras para otros cualquier contacto que involucre los genitales.
Usando la definición del himen intacto, una mujer puede participar del sexo oral o anal y seguir siendo, técnicamente, virgen. De igual manera, el himen se puede desgastar por razones diferentes a las relaciones sexuales, como el montar a caballo o bicicleta, practicar ballet, hacer gimnasia o hasta un golpe fuerte. Esta definición de la virginidad da origen a la práctica en algunos países de restaurar la virginidad quirúrgicamente, es decir, mediante una reconstrucción del himen.

En religiones como la judía e islámica, puede ser un factor importante del valor espiritual y un requisito para el matrimonio.
En varias culturas africanas aún se practica la infibulación de las niñas entre 2 y 8 años de edad como manera de preservar el himen y la virginidad. La operación es realizada por una curandera o partera, sin anestesia, y consiste en una clitoridectomía seguida por un cierre vaginal permanente. Solamente se les deja una pequeña abertura para la emisión de orina y sangre menstrual. Es frecuente que las niñas sufran infecciones graves como resultado de la práctica. Años más tarde, la vulva se abre con un cuchillo inmediatamente después del matrimonio o antes de un parto.
Organizaciones feministas y de derechos humanos critican la importancia de la virginidad de la mujer como un desprecio a esta, una muestra de machismo que no debería afectar a la propia intimidad y vida sexual de cada individuo.
La Virginidad Masculina

Por lo general, cuando se habla de virginidad se refiere a una condición de la mujer; cuando tiene la relación coital, es que ya «perdió la virginidad». En cambio para los hombres no sucede lo mismo, ya que cuando han hecho sus primeros actos sexuales no solamente no «pierde» nada, sino que obtienen alguna ganancia en virtud del cúmulo de experiencia que esto les representa.
Cuando se habla de virginidad masculina para algunos es un hecho tan aceptado como en la mujer, pero para otros causa extrañeza y burla.
Sin embargo, para quienes tienen la virginidad como un hecho conceptual, la virginidad masculina también existe, pues se refiere a aquellos varones que no han tenido un acto, contacto, coito (penetración pene-vagina), hayan tenido o no experiencia con la masturbación.

VIRGINIDAD ANATOMICA Y CONCEPTUAL
Así pues, cuando se habla de virginidad masculina, entonces si se refiere al hecho de no haber tenido la experiencia y no hay nada anatómico en esto, como sí sucede con la mujer y su himen.
Es pues, bien curiosa la diferencia para la mujer: la virginidad es más un hecho anatómico y para el hombre, un hecho conceptual.
Sin embargo, podría relacionarse también la virginidad masculina con un hecho anatómico, ya que la gran mayoría de los hombres tienen desde niños adherencias balano prenupciales; es decir, que el prepucio o cuero que recubre la cabeza del pene o glande, está finamente adherido a la corona, de tal manera que el surco balano prepucio (o sea, la depresión que está por detrás del glande) no está al descubierto.

TIENE UN VALOR MUY ESPECIAL
Cuando los jóvenes no han tenido masturbación excitando el pene con la mano, o no ha tenido una relación coital, estas adherencias se conservan. En cuyo caso, se podría hablar de virginidad anatómica masculina.
Lo mismo sucede en caso de la frimosis, es decir, cuando nunca el prepucio o cuero que recubre el glande ha sido pasado por detrás de éste descubriéndolo, bien porque está muy estrecho o porque no ha sido manipulado con la masturbación manual o con el coito.
En sociedades que tienden a ser más igualitaria, y en las cuales no se le da mayor importancia al hecho de la virginidad, tanto en mujeres como en hombres, es poco lo que ahora se alude al tema, o es poca o ninguna la importancia que se le da, en comparación con otras épocas pasadas, aun relativamente recientes.
De todas maneras, con estas aseveraciones, no se quiere demeritar en forma alguna a sociedades, o grupos sociales, o familiares o religiosos, para quienes la virginidad -en particular la femenina- es un valor muy especial que sigue siendo valedero.

La Virginidad Femenina
Usando la definición del himen intacto, una mujer puede participar del sexo oral o anal y seguir siendo, técnicamente, virgen. De igual manera, el himen se puede desgastar por razones diferentes a las relaciones sexuales, como el montar a caballo o bicicleta, practicar ballet, hacer gimnasia o hasta un golpe fuerte. Esta definición de la virginidad da origen a la práctica en algunos países de restaurar la virginidad quirúrgicamente, es decir, mediante una reconstrucción del himen.
En religiones como la judía e islámica, puede ser un factor importante del valor espiritual y un requisito para el matrimonio.
En varias culturas africanas aún se practica la infibulación de las niñas entre 2 y 8 años de edad como manera de preservar el himen y la virginidad. La operación es realizada por una curandera o partera, sin anestesia, y consiste en una clitoridectomía seguida por un cierre vaginal permanente. Solamente se les deja una pequeña abertura para la emisión de orina y sangre menstrual. Es frecuente que las niñas sufran infecciones graves como resultado de la práctica. Años más tarde, la vulva se abre con un cuchillo inmediatamente después del matrimonio o antes de un parto.

La Virginidad Masculina
Cuando los jóvenes no han tenido masturbación excitando el pene con la mano, o no ha tenido una relación coital, estas adherencias se conservan. En cuyo caso, se podría hablar de virginidad anatómica masculina.
Lo mismo sucede en caso de la frimosis, es decir, cuando nunca el prepucio o cuero que recubre el glande ha sido pasado por detrás de éste descubriéndolo, bien porque está muy estrecho o porque no ha sido manipulado con la masturbación manual o con el coito.

Conclusiones
Pues yo entendí que la virginidad es cuando una persona se mantiene en su origen digamos no a tenidas relaciones sexuales.
Y en el caso de la virginidad de las mujeres que la cual por cierto se puede usar tan discriminante cuando es virgen también existen dos tipos de definición de la virginidad en la mujer el no haber tenido relaciones sexuales, y el tener un himen intacto.
En la virginidad del hombre puede ser distinto en los hombres no sucede lo mismo, ya que cuando han hecho sus primeros actos sexuales no solamente no «pierde» nada, sino que obtienen alguna ganancia en virtud del cúmulo de experiencia que esto les representa.
Cuando se habla de virginidad masculina para algunos es un hecho tan aceptado como en la mujer, pero para otros causa extrañeza y burla.


Bibliografía
Nombre del Autor: Misael Salazar Léidenz
Nombre del libro: Bibliografía de la Virginidad
Lugar de impresión: Venezuela
Editorial:
Núm. de Edición:
Año de Publicación: 1987